Buscar este blog

domingo, 28 de abril de 2013

VENDER PRODUCTO ECONÓMICO. ¿NECESIDAD O EL PRINCIPIO DEL FIN?

Hay un tema que todos los profesionales del sector del mueble nos cuestionamos cuando analizamos la  situación a la que hemos llegado en la venta de productos para el hogar y las respuestas casi siempre son confusas,  ¿Porque en las tiendas de muebles la mayor parte del producto vendido es económico?, ¿Es la venta fácil? ¿Es la venta que más demanda tiene? ¿El cliente podría adquirir un producto de más calidad y acaba eligiendo el más económico por ahorro? ¿Ya no sabemos vender producto medio-alto? ¿Al público en general ya no le interesa tener una casa bonita? ¿Los muebles han perdido valor frente a otros bienes de consumo como el ocio, Tv's o aparatos electrónicos? ¿Prefiere el consumidor un buen coche para lucir que unos muebles dignos y un coche digno? ...

OCIO Y COCHES. ESCALA SOCIAL.
PERMANENTEMENTE CONECTADOS









Como veis las preguntas son muchas y podrían merecer un estudio sociológico hecho por un profesional, yo no pretendo hacerlo pero si voy a transmitir mi opinión al respecto.

Las respuestas son variadas y la verdad es que no solo hay una razón para haber llegado a la situación actual, entre ellas particularmente pienso que en estos puntos tendremos algunas y si alguien quiere añadir alguna más en el espacio para comentarios puede hacerlo.

  • Existe una mayoría que compra por necesidad, "por que no queda más remedio" y no pueden gastar más de lo que tienen.
  • Que es cierto que el consumidor tiene miedo pero que no todos han dejado de trabajar o tener dinero y estos tampoco compran el producto que antes compraban.
  • Que en épocas de bonanza no se han formado vendedores profesionales sino despachadores de exposiciones que han vendido lo más fácil sin importarles que quizás el cliente podría haber adquirido un producto de mayor calidad, sin embargo al ofrecerle lo primero de lo se ha conformado.
  • Seguramente tampoco los agentes comerciales se habrán reciclado, aumentando su formación ni las tiendas, ni las fábricas habrán hecho todos sus deberes, exportación, inversión, formación de empleados..
  • Porque tradicionalmente no ha habido unión en el sector, ni entre tiendas, ni fabricantes, ni regiones...ni colaboración honesta entre grupos de compra y fabricantes y viceversa.
  • Porque no se promociona y publicita en los medios de gran difusión como por ejemplo,  hacen las grandes marcas de alimentación y/o limpieza se atreven a promocionar las juntas "marcas de toda la vida" o "primeras marcas"
  • Porque los productos para el hogar no se valoran en su justa medida.
  • Porque los hábitos han cambiado y el mobiliario ya no aparece en la "escala de prioridades" del consumidor. Se prefiere el ocio u otros bienes de consumo antes que el mobiliario.
  • Actualmente el consumidor prefiere tener un buen smartphone o tablet que un mueble de calidad.
  • Porque muchas personas "viven de cara a la galería".
  • Porque en estos momentos apenas se compran viviendas y se fomenta el alquiler.
  • En resumen, porque entre todos no hemos favorecido una "Cultura de Mobiliario de Hogar".
La pregunta que nos sigue es ¿Y ahora qué hacemos? Comercios, Fábricas, Agentes comerciales, hacía donde nos dirigimos es un futuro incierto y todavía no ha habido la criba necesaria para que sobreviva el más fuerte, el más saneado, el más pequeño y por tanto con menos gastos o el mejor colocado en las tiendas.

Mientras la fuerza del mercado actúa y hace una selección natural de los agentes que intervienen en la producción y venta del mobiliario de hogar, no estaría de más una promoción a nivel nacional del mobiliario de hogar sin, ánimo de venta, solamente con el ánimo de recuperar la imagen de la industria nacional y nuestro producto.

RIMOBEL, POSIBLEMENTE LA FÁBRICA DE MUEBLES MÁS IMPORTANTE DE ESPAÑA

La lucha para recuperar posiciones en la escala de prioridades debe hacerse de forma conjunta para tener más valor y dar mejor imagen en esta campaña de marketing.

Sería un primer paso de un largo camino que recorrer y desde luego, siempre es mejor hacerlo en buena compañía.

Se agradecerán propuestas, comentarios y opiniones formativas.

Hasta la próxima entrada.