Buscar este blog

martes, 5 de marzo de 2013

EXPERIENCIAS EN LA BÚSQUEDA DE EMPLEO EN EL SECTOR DEL MUEBLE


Hola!! 

Llevo unos días pensando si debo o no escribir este post y finalmente he decidido que no hago daño a nadie mostrando mi opinión de las distintas reacciones por parte de las diferentes empresas de mobiliario de hogar a las que me estoy dirigiendo para explicar mi experiencia en el sector y ofrecer mis servicios. 

Queda claro que estoy buscando empleo y lo primero que hago es enviar mi "Currículum Vitae" a una persona importante de la empresa a veces el gerente a veces el director comercial tras averiguar su correo electrónico. La última opción es enviarlo al correo de contacto que nos ofrece su página web a la atención de la persona que quiero que lo reciba y supongo que si es una dirección que tienen en su web está actualizada, verdad?
Además de enviar el Currículum también les solicito una entrevista simplemente para que puedan valorar mi perfil con más datos, que puedan verme la cara y conocerme.


En muchos de los casos la verdad es que recibo respuesta y puedo mantener esta breve reunión con un interlocutor válido de la empresa hablando de mis experiencias pasadas, del mercado, producto y de lo que puedo aportar "yo" a la organización. Cuando uno sale de dicha cita y sabe que no hay trabajo para él en la empresa y sabe de la situación del mercado y de los esfuerzos del empresario por mantener su fábrica de muebles "viva" y de los puestos de trabajo "activos" que mantiene agradece enormemente que ese gerente o director comercial le haya atendido, le haya dedicado unos minutos de su tiempo y haya hecho el esfuerzo por conocerle. Hay un sentimiento de agradecimiento hacía la otra parte y otro de satisfacción personal porque aunque sigas sin trabajo te han tratado con educación y cómo una persona.

Sin embargo este sentimiento desaparece y aparece otro muy diferente cuando sabiendo que el email correcto de la empresa y/o el de la persona de contacto y después de varios correos y varios meses no recibes una respuesta en el buzón de entrada de tú correo que revisas a diario. 

Insisto que sé de primera mano el sufrimiento por parte del empresario, gerente o director comercial de dichas empresas ya que por desgracia me ha tocado vivir el cierre de dos grandes fábricas de muebles de la zona y he estado al lado de las personas que dirigían el negocio viendo la desesperación y frustración (en muchos casos compartida) por no ser capaces de cubrir gastos mes tras mes y acabar siendo intervenidos por la administración que te acaba de poner la soga...pero este es otro tema.

El tema que nos aborda es que aunque los receptores del correo sufran o tengan la plantilla cubierta o no quieran perder un minuto de su tiempo...cuando uno no recibe ni una escueta respuesta tras varios correos y meses se indigna, se frustra y se siente menospreciado.

Señores no cuesta nada enviar un correo, ser cortés y respetuoso con la otra parte. Es cuestión de educación y se trata de pensar que al otro lado del mensaje se encuentra una persona, que también puede estar sufriendo por su presente y por su futuro y que ahora más que nunca debemos tener un poco de sensibilidad y ponerse en lugar del otro porque la época que nos toca vivir ya es lo bastante dura. No sólo lo digo por mi si no por los 5 millones de parados a los que les puede pasar algo parecido.

No quiero que nadie se sienta aludido ni va por nadie en particular soy una persona que expresa unas experiencias y simplemente las transmite. También quiero reiterar el agradecimiento a aquellas personas que pudieron recibirme y atenderme.

Seguiremos en contacto!!