Buscar este blog

martes, 3 de septiembre de 2013

INCIDENCIAS EN LA ENTREGA DE MUEBLES : MOTIVOS Y ORIGEN DE LAS RECLAMACIONES

Un tema delicado en el  mobiliario de hogar son las reclamaciones por incidencias, una vez el comercio recibe la mercancía del fabricante llega el momento del montaje y puede pasar que este no pueda terminarse por diversos motivos que son las llamadas incidencias.


Los motivos de las incidencias son errores producidos en algún punto de la cadena que forma parte de la compra-venta, fabricación, transporte y montaje del mueble. 

  • Bien puede producirse en el momento de formular el pedido a fábrica que un artículo se solicite mal referenciado  o puede ser que el comercial que transcribe el pedido se equivoque al introducir el código al programa de gestión.  Sería un Error Comercial.


  • Puede ocurrir que se produzcan defectos durante el proceso de fabricación en uno de los componentes del mueble que pasen inadvertidos a los ojos de los trabajadores, pero en el último tramo antes del embalaje suelen repasarse las piezas, es el llamado control de calidad realizado por operarios con experiencia.


  • A pesar de ello, se pueden producir errores de Embalaje, como que un mueble lacado tenga una pequeña raya y no se advierta en dicho momento, o que en lugar de embalar la descripción que indica la etiqueta del mueble se embale otra pieza. Por ejemplo Mesita blanca en brillo de 50 de 2 cajones y se embale Mesita blanca en brillo de 50 de 1 cajón o de 2 cajones de 60 ¿comprendéis? (Es un error que se produce si se trabaja en remesas de piezas o grandes cantidades). 













Aquí tenemos dos mesitas de igual tamaño y acabados pero en formas distinta. Fácilmente puede originarse un error si el responsable de embalar el producto se despista o no lo conoce suficientemente.




  • Errores de carga o descarga. Que en el momento de la entrega el transportista se deje un bulto en el camión, o lo haya dejado en otra tienda o en la fábrica. 
    Por eso importante que los comercios comprueben por lo menos los bultos dejados en su almacén. Por Ejemplo:

  1. Ha pasado que algún comercio por exceso de confianza le dejaba la llave al repartidor para que dejara la mercancía en el almacén mientras el seguía en la tienda y no se cotejaba la mercancía, después faltaba una pieza y la fábrica argumentaba con razón que tenía el albarán de entrega firmado y el comercio se quejaba que le faltaba una pieza del reparto. Y ya estaba el mal rollo...
  • Pero la mayoría de las incidencias son golpes, producidos durante la carga y descarga en el almacén del cliente o cuando este vuelve a cargar su camión para hacer el reparto y posterior montaje, pues hay que volver a manipularlo para subirlo y descargarlo en casa del cliente final. Como vemos hay una doble o hasta una triple manipulación (si se deja en una agencia de la zona para que haga el reparto al comercio) desde que se carga en fábrica hasta que llega a su destino final. 



Existen muchos factores que pueden influir, desde el diseño de los muebles que sean piezas grandes por diseño o necesidades, que los chóferes viajen y descarguen solos, que los montadores tengan que subir piezas por las escaleras y al no caber en el ascensor aumente el riesgo de rozarlos o también que puedan errar al montarlos ...

Lo único que pueden hacer los fabricantes es protegerlos al máximo y para ello deben invertir muchísimo dinero en el embalaje y cuanto más cueste el mueble más bien protegido debe ir, con cantoneras para los distintos ángulos, más el embalaje de cartón y plástico retráctil con que acabar de proteger el mueble.
























Todas estas y otras situaciones las he vivido en primera persona y puedo asegurar que producen más tensión de lo que os podáis imaginar.

Según el producto fabricado el tiempo de respuesta de una fábrica es diferente. 

Los fabricantes de chapa natural suelen tardar unos 15 días en reponer la pieza deteriorada, los fabricantes de melamina de mucha tirada pueden reponerla en menos de una semana.

Son diferentes materiales y procesos productivos según vimos en la entrada sobre los Distintos procesos de fabricación entre productos de melamina y chapa natural. Diferencias entre las materias.

Generalmente produce malestar a todo el mundo. 

Los clientes que pagan y no ven el momento de tener su mueble montado, limpio y de poder disfrutarlo, los comercios que no cobran en el plazo esperado por no terminar el montaje y deben volver al domicilio del cliente, el fabricante que le produce un gasto extra el tener que fabricar otra pieza para substituir la dañada y que tampoco cobra, por tanto, lo mejor para todos sería evitarlas, ¿verdad?

¿Y quién se hace cargo de estas incidencias? Aquí se genera un debate entre fábricas y comercios en el que todos tienen parte de razón y que dejaremos para una próxima ocasión. 

Espero que este post ayude a comprender que los muebles son piezas delicadas, que sufren varias manipulaciones y que puede ocurrir que surjan las temidas RECLAMACIONES O INCIDENCIAS.